La delegación escocesa visita la universidad y la ciudad de Nablus

 

El Programa de Intercambio Juvenil Zajel organizó una visita de estudio para una delegación escocesa que está visitando los Territorios Ocupados para indagar en las violaciones israelíes de los derechos humanos.

En primer lugar, la delegación asistió a una presentación de Mira Nablusi, voluntaria del Programa de Intercambio Juvenil Zajel, quien habló sobre el derecho a la educación y sobre el impacto de la ocupación israelí en el proceso académico: ataques, toques de queda, checkpoints y asesinatos de estudiantes y profesores.


A continuación, Ala Yousef, coordinador del Programa de Intercambio Juvenil Zajel, habló sobre el trabajo de Zajel, que busca salvar las distancias entre las diversas culturas para borrar los estereotipos sobre los palestinos en la opinión occidental.


Después de las presentaciones, la delegación se reunió con el decano de la Facultad de Bellas Artes y su equipo docente, con quienes discutieron la posibilidad de organizar un intercambio de actividades musicales.

El doctor Raed Nirat, jefe del Departamento de Ciencias Políticas, organizó un taller sobre la situación política en Oriente Medio. Para concluir el primer día de las actividades organizadas por Zajel, el grupo escocés se reunió con un sacerdote y habló con él sobre el impacto de la ocupación israelí en la minoría cristiana.


Al segundo día, la delegación escocesa se reunió con el doctor Maher Natsheh, vicepresidente de Asuntos Académicos de la Universidad Nacional An-Najah. Keith Hammond, uno de los miembros del grupo y profesor de la Universidad de Glasgow, habló del boicot que su grupo ha impuesto a las universidades y académicos israelíes. El boicot fue aprobado por la rama escocesa de la Campaña de Solidaridad con Palestina al mismo tiempo que se celebraban las elecciones en Palestina, y su intención es ejercer presión sobre los académicos e instituciones israelíes para que definan su postura sobre la violación israelí del derecho palestino a la educación.

El doctor Natsheh expresó su agradecimiento a la delegación escocesa por su solidaridad y apoyo al pueblo palestino, y les habló sobre la historia de la universidad, su situación actual y las dificultades que deben afrontar sus estudiantes. La Universidad Nacional An-Najah, que anteriormente acogía a estudiantes de Gaza, Cisjordania y otros muchos países, ha sufrido un cambio radical en su cuerpo estudiantil, ya que los checkpoints israelíes impiden a los estudiantes extranjeros acceder a la universidad. El doctor Natsbeh mencionó además que la universidad cuenta actualmente con muy pocos estudiantes de Gaza, debido al largo viaje que deben hacer los estudiantes a través de Egipto y Jordania para intentar llegar a Cisjordania, siéndoles prohibida la entrada en muchos casos. Esto implica que un estudiante que decida venir desde Gaza no podrá volver a casa durante las vacaciones académicas.
Estas mismas restricciones prohiben a la universidad contratar a trabajadores de Gaza. También describió cómo los habitantes de Cisjordania que residen fuera de Nablus tienen que enfrentarse a la incertidumbre de los checkpoints y a menudo atravesar a pie las montañas para poder asistir a clase. A causa de las matanzas y arrestos de estudiantes, la universidad decidió ofrecer alojamiento a los estudiantes que viven fuera de Nablus, aunque este coste suponga otra carga a la ya precaria situación económica.

 

Tras reunirse con el doctor Natsheh, la delegación visitó la emisora de radio de la universidad y el nuevo campus. En la emisora, no sólo aprendieron el funcionamiento de la misma, sino también el efecto que la censura impone en las emisiones. En el nuevo campus pudieron ver cómo a pesar de los innumerables desafíos la universidad sigue creciendo, gracias a la generosidad de sus alumnos y las donaciones de la sociedad palestina.

 

Pero sin duda el testimonio más conmovedor fue el dos estudiantes que pasaron una temporada en las cárceles israelíes. Cada uno describió cómo sus familias se vieron obligadas a abandonar sus hogares en mitad de la noche, desnudarse a punta de pistola, para luego ser arrestados sin conocer el motivo. Contaron cómo fueron golpeados y torturados, quedando con secueles físicas y psicológicas para el resto de su vida. Tras varios meses de aislamiento y torturas, sin ningún tipo de ayuda legal, sin poder ver a sus familias y sin apenas recibir agua y comida, tuvieron un juicio plagado de irregularidades. Ninguno de ellos militaba ni participaba en ningún grupo político, y sin embargo perdieron varios años de su juventud en prisión. Al oír sus desgarradores testimonios, los miembros de la delegación escocesa expresaron su horror por lo ocurrido y pidieron disculpas por la responsabilidad que su país pudiera haber tenido en estos abusos.

 

 

 

 

 

 

- Home -

© All Copyrights Reserved - An-Najah National University - Zajel Youth Exchange Program 2005

Translated by: Nadia Hasan